Una glorieta y un parque infantil en Monteclaro recordarán a la cooperante y vecina Lorena Enebral

La vecina de Pozuelo y cooperante, Lorena Enebral, que justo hace un año fue asesinada en Afganistán mientras ejercía su labor como fisioterapeuta, será siempre recordada en la ciudad ya que desde hoy una glorieta y un parque infantil  en la zona de Monteclaro, donde residía, llevan su nombre. La alcaldesa, Susana Pérez Quislant, junto a miembros de Cruz Roja, padres, hermanos, familiares, amigos y vecinos, ha presidido este emotivo acto en el que, además, se ha descubierto un monolito en su memoria y se ha celebrado una misa en su recuerdo.

Durante su intervención, la alcaldesa ha tenido palabras de cariño para los familiares y amigos de la cooperante a quien ha destacado como “una mujer que siempre tuvo claro que su profesionalidad y experiencia debían estar al servicio de los más necesitados, aunque eso supusiera renunciar a las comodidades de tener un trabajo cerca de casa y al calor de los suyos”.

Pérez Quislant también ha repasado la trayectoria de Enebral, quien desarrolló su labor en Malawi, El Sahara, Tanzania y Etiopía antes de su paso por Afganistán donde estuvo de cooperante con Cruz Roja. “Y lo hizo dedicándose en cuerpo y alma al cuidado de personas con problemas de movilidad y, especialmente, de niños y niñas con discapacidad de origen neurológico”.

La alcaldesa ha recordado que, según los testimonios de quienes la conocieron y los de ella misma, “Lorena era un mujer feliz, tremendamente feliz, haciendo lo que más quería: mejorar la calidad de vida de quienes pasaban por sus manos” y “por todo ello, desde Pozuelo queremos que permanezca viva su memoria en la de nuestra ciudad. Que en este parque, que desde hoy lleva su nombre, los niños de Pozuelo sean tan felices como seguro ella hubiera deseado y que, en esta glorieta, siempre tengamos presente su testimonio de entrega ejemplar a los demás”, ha concluido.

Durante el acto, el hermano de Lorena, Alfonso Enebral, ha repasado la vida de su hermana y ha destacado la felicidad con la que ella llevaba a cabo su labor. Asimismo,  ha señalado que Lorena siempre insistía en que había que disfrutar de la vida y ser feliz y que por ello la familia ha querido que este acto fuese alegre, como ella, y recordar así su persona y su trayectoria.

El reconocimiento de hoy se suma al que hizo el Gobierno de España al concederle, a título póstumo, la Medalla al Mérito Civil,  que el Ayuntamiento también solicitó con una moción que fue aprobada en el Pleno con el respaldo de todos los grupos municipales.