Las obras de la rotonda del cementerio avanzan con el hormigonado y conexión de alumbrado

Las obras de la rotonda del cementerio evolucionan a buen ritmo y actualmente se está ejecutando la fase de hormigonado y la conexión de alumbrado. El Ayuntamiento lleva a cabo estos trabajos de mejora en el Camino de Alcorcón con la Calle Juan Antonio Samaranch -junto al cementerio municipal- y en los que se incluye la construcción de esta glorieta, que mejorará la movilidad y seguridad en la zona y para los que invertirá cerca de 273.000 euros.

Con su construcción se mejorará la intersección entre las calles Camino de Alcorcón y Juan Antonio Samaranch y aumentará la visibilidad en este cruce, lo que facilitará también la circulación de los autobuses que discurren en esta zona. También se está llevando a cabo la ampliación de las aceras del entorno del cementerio para facilitar el paso peatonal de los visitantes.

La mejora de la movilidad en este entorno se completará, en una segunda fase, con el acondicionamiento de una parcela municipal como zona de aparcamiento lo que dotará de más plazas de estacionamiento a esta área de la ciudad para dar servicio al cementerio y tanatorio, a los que acuden numerosos visitantes y usuarios.

La alcaldesa, Susana Pérez Quislant, ha destacado la importancia de esta infraestructura que se suma a otras obras que el Ayuntamiento está llevando a cabo para transformar y mejorar la ciudad y sus servicios. En este sentido, Pérez Quislant, ha señalado otras actuaciones que también se están realizando actualmente como la nueva fase de operación asfalto o la senda biosaludable en La Cabaña. La instalación de nuevo alumbrado público, la eliminación de barreras arquitectónicas o las próximas mejoras en el casco urbano y en instalaciones deportivas, son otros de los trabajos que el Ayuntamiento pondrá en marcha en los próximos meses.