Gran acogida de los contenedores marrones para la recogida de residuos orgánicos en el Barrio de las Flores

Han pasado algo más de tres meses desde que el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón pusiera en marcha la experiencia piloto para optimizar el reciclaje de restos orgánicos de los domicilios en el Barrio de las Flores y el balance está siendo positivo. La alcaldesa, Susana Pérez Quislant, junto al concejal de Medio Ambiente, Carlos Ulecia, ha visitado esta zona del centro de la ciudad para interesarse por el desarrollo de esta iniciativa pionera en la ciudad y que está teniendo muy buena acogida entre los vecinos.

Según los primeros datos recogidos el porcentaje de separación en el contenedor de orgánica (de color marrón) está siendo muy alto ya que del material recogido, el 80% es correcto. Así, los residuos que van a estos contenedores marrones son, por ejemplo: restos de fruta, carne o pescado, infusiones, posos de café, cáscaras de huevo, pan y otros restos de comida, cerillas, serrín o restos de alimentos, entre otros.

Estos contenedores, al separar ese resto orgánico de los residuos domésticos que no se pueden reciclar, permiten que se puede obtener una materia orgánica “más limpia” para su futuro uso, como por ejemplo, en la elaboración de compost de calidad.

Este proyecto, que se implantará progresivamente en toda la ciudad, “permitirá luchar por cumplir con el objetivo europeo de lograr antes de 2020 la reutilización y el reciclado del 50% del total de residuos que se generen”, ha recordado la primer edil que también ha mantenido un encuentro con alguno de los comerciantes y restaurantes de la zona.

Esta medida, junto a otras iniciativas como la recogida “puerta a puerta” del cartón y papel en los comercios, está mejorando la recogida de residuos que junto a otras labores como el incremento de frecuencia en la limpieza de las islas de reciclado, contribuyen a disfrutar de una ciudad más limpia y sostenible.