Con la ofrenda floral a la Virgen al son del “Pobre de mí” terminaron las fiestas patronales de Pozuelo de Alarcón

Pozuelo de Alarcón despidió anoche sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Consolación con la tradicional ofrenda de velas a la Virgen, al son del “Pobre de mí” y una traca de fin de fiestas. Este acto, al que asistió la alcaldesa, Susana Pérez Quislant, junto a otros miembros de la corporación municipal, ha puesto el broche de oro a una semana de celebraciones.

La jornada de ayer tuvo como actos centrales la concentración de vehículos clásicos, deportivos y míticos, el encierro tradicional y encierro chiqui, juegos infantiles, la gran corrida de toros con puerta grande para El Cid y Manuel Escribano o el concierto de Carlos Sadness, entre otros.

Desde el pregón inaugural con los nuevos gigantes Don Fernando VI y Doña Bárbara de Braganza, los conciertos como el de Marta Sánchez, los festejos taurinos, la quedada ochentera, los encuentros populares o los espectáculos infantiles, son sólo algunos de los actos que se han celebrado y de los que han disfrutado cientos de pozueleros durante esta semana festiva.